domingo, 24 de julio de 2011

au revoir~

Cuando sabes que comienza el fin, y no lo detienes, es una cosa imparable...



Era un dia Domingo , frio, gris... si y desolado, como cualquier Domingo en donde las personas con sus caras largas , sin nada que hacer , reflexionan acerca de lo que le deparará en la semana. Días antes te había comprado un regalo , un poco nervioso y ansioso, no sabia que hacer, pero lo compré de todas formas sabiendo que te gustaría . Lo nuestro estaba muriendo , habia pasado un largo tiempo sin saber de ti , y no hice nada para impedirlo ; pero acordamos juntarnos, y pensé que las cosas mejorarían.
Nos habíamos juntado en aquella estación que bien recuerdo, y que por cierto nunca me gusto de sobremanera, ese olor a muchedumbre ,aires de todas partes que fluyen de adentro hacia afuera de aquella estación , me molestaba un poco. Sin saber que hacer te salude, nervioso..al igual que tu, y nos dispusimos a pasear. Las calles , como ya lo mencioné , estaban solas,pocas personas paseaban , pocos autos, y ese olor a calle solitaria acompañaba el lugar. No hablábamos mucho, y debo decir que eso me incomodo en un comienzo, pero después me relaje y en cierto modo me dedique a disfrutar el momento. Fue extraño, después de haber pasado todo lo que pasamos solo estuvieras ahí a mi lado paseando, como un simple ente que uno se topa en la calle y con suerte te dice buenas tardes, eramos como desconocidos, o tal vez recién conocidos, que hablaban de cosas no muy importantes, pero que no quería dejar la comunicación.
Que ganas de haber detenido aquella situación , haberte dado un beso y haber terminado con todo de una vez . Todo era como una espina en mi corazón que clavaba sin parar, y no podía detenerla, sí, fui cobarde, mi timidez me limita de hacer ciertas cosas en momentos importantes, pero en fin, así soy. Recuerdo haber pasado por esas tiendas de libros antiguos, miraba el lugar y el viento que corría lograba ser algo nostálgico. Luego de un buen rato de pasear sin ningún rumbo alguno nos sentamos frente a aquel edificio. A lo lejos se escuchaba pasar automóviles , aveces personas.
Estabas ahí, intacta, perfecta como te conocí, pero te notaba distinta , con una mirada diferente, o indiferente hacia mi , eso me termino por destruir en un segundo, que ganas de saber que piensas, tus miradas a todos lados quizás me quieren indicar algo que aun no he notado .
-Estas bien ?
-Si, me canse un poco de caminar, estoy bien ahora...

No se que decirte , con suerte me cuesta hilar las palabras, así que prefiero abrigarme un poco las manos, el frio comenzaba a calar un poco.
Al rato hablamos de distintas cosas, sucesos, sueños, música, menos de nosotros .
Comenzaba a anochecer , el sol comenzaba a caer de a poco, y mis nervios aumentaban, tenia que decirte que sentía , pero no pude...
Nos levantamos , y nos dispusimos a caminar con dirección a tu casa . Las calles ahora tenues de luz , y aun desoladas, nos acompañaron mientras nuestra comunicación decaía de a poco. Caminamos, y caminamos , edificios, calle tras calle , autos pasaban , y nosotros cada vez decíamos menos palabras . Que puede doler mas que el silencio? , es como una terrible arma que no se ve, no se manifiesta concretamente, y que solo se siente. Duele , duele mucho , y ahora siento su manifestación en mi, en mi alma, en el amor que siento aun por ti, aunque está convirtiéndose en una llama ya extinta , apaciguada por la distancia , y esa soledad que se fue formando con el tiempo y que tu , y yo no supimos detener.
Faltaba poco para llegar a tu casa, y esa mezcla de calles desoladas, y autos pasar, formaban nuestro camino. Habían unas rosas muy lindas rojas, que contrastaban con el obscuro y grisáceo momento, es como si aquellas rosas hubiesen tenido luz propia y casi me indicaran el camino. Llego un momento en el que ya no pude mas, el nudo en la garganta de pena ya comenzaba a doler, y casi deje caer una lagrima. Tu no me viste, ibas caminando mas adelante de mi, así que rápidamente me seque los ojos y me acerque a ti ,pensaba hablarte, pero las palabras ya no salían así que solo atine a seguirte . En verdad caminaste hasta la estación, yo pensaba dejarte en tu casa , pero creo que tus planes eran diferentes.

En el momento que llegamos, estábamos algo cansados y algo agitados por haber recorrido todo ese extenso camino. Yo me despedía, sin mucho saber que decir, te acercaste a mi , y te abrasé muy fuerte, sentía tu calor y tus latidos, hubiera querido quedarme una eternidad ahí . Luego al momento de separarnos nos quedamos mirando un buen momento a los ojos, casi fijamente. Tome tu rostro, y sin vacilar te di un beso, ese ,que aun no logro olvidar y que fue con todo el amor que logre sentir por ti hasta ese instante.
-Adiós, cuidate...Llega bien a tu casa.
-Adiós...

Y justo cuando comenzabas ya a caminar , te dije
-Espera, tengo algo para ti

Y te pase ese regalo que compre para ti , recuerdo que estaba dentro de una bolsa de muchos colores, y era muy brillante. Se que te gustaba lo que llevaba en su interior, así que por un lado quede satisfecho, pero por otro estaba casi destruido.
Luego te fuiste caminando, mientras yo te veía como te alejabas entremedio de la multitud,como si el paisaje te devorara, y se llevara consigo todo el amor que sentí por ti, las cosas que vivimos , que disfrutamos y que ahora desparecen por la distancia. En ese instante acabó el amor.